jueves, 1 de diciembre de 2011

ESPECIAL NAVIDAD. Lasagna en salsa

Me he levantado esta mañana medio dormida, como siempre, pero en un segundo me he dado cuenta de que ya estamos en diciembre, quedan unos días tan sólo para Navidad y empiezan los preparativos, la búsqueda de recetas, de adornos y de regalos.

Para nosotros van a ser unas fechas muy especiales, ya que es el primer año que viene toda la familia a casa y también la primera vez que voy a cocinar en estos días. Mezcla de ilusión y de miedo por si sale mal, pero con muchas ganas de que llegue ya. 

Cada día, como novedad en el blog, y hasta el 25 de diciembre, vamos a subir una receta. Ahora mismo son muchos los blogs que lo están haciendo y en cualquier parte puedes encontrar elaboración propias del mes en el que estamos, pero nos proponemos hacer un Especial Navidad económico, porque lo bonito no es poner el árbol y comer caviar, lo bonito, lo que nos gustaría, es que la sensación y los sentimientos no se pierdan, que sean verdaderos -que no nos duren 15 días- y que cada hogar pueda sentir que está ante una mesa especial, ya se hayan podido gastar mucho o poco. 

Tener una mesa estupenda y diferente radica en hacer recetas de esas que no comemos todos los días, reunirnos y ser felices.

Vamos a empezar este maratón con un plato de pasta. Es verdad, pasta comemos a menudo, es barata y aporta mucha energía y sensación de saciedad, pero normalmente la hacemos con tomate, sin más. Esta vez vamos a elaborar un poco más la receta. 

LASAGNA EN SALSA
Ingredientes - para 4 personas-.
- 12 placas de lasagna.
- 1 pollo.
- 1 cebolla.
- 1 zanahoria.
- 1 puerro.
- Una bandeja de champiñones.
- Salsa de tomate.
- Harina.
- AOVE.
- Agua.

Elaboración.
Es una receta que se debe empezar  a preparar el día de antes. Lo primero es elaborar un buen caldo.

Vamos a cocer el cuerpo del pollo en una olla con abundante agua ya caliente y le agregamos la zanahoria, el puerro y un cuarto de cebolla. De vez en cuando vamos a desespumar el caldo para eliminar las impurezas que puedan soltar los ingredientes. Cuando nuestro caldo esté listo, retiramos las verduras y lo guardamos en la nevera hasta el día siguiente.

La razón de refrigerarlo no es otra que la de desengrasar al máximo la base de nuestra receta y así hacerla más ligera.  

Sacamos el caldo y, al estar frío, veremos que la grasa se ha cuajado encima del todo, por lo que la podremos retirar sin problemas.

Para el relleno de nuestra lasagna - no hace falta poner mucha cantidad de relleno, hay que tener en cuenta que va a haber más platos en la mesa y al final comemos de todo y en mucha cantidad-, podemos decir en nuestra pollería que nos deshuesen el pollo y ya en casa lo picamos o que nos lo hagan también.

Picamos la media cebolla que nos queda, la zanahoria y el puerro que habíamos cocido y los champiñones.

En una sartén con un fondo de aceite de oliva virgen extra rehogaremos la cebolla, nuestras verduras cocidas y el pollo. Cuando el pollo esté dorado, incorporaremos los champiñones y, al final, una chucharada de harina, que rehogaremos también para que después no sepa a crudo.

Mientras, ponemos a calentar el caldo de pollo.

En el momento en que la harina ya esté incorporada y cocinada, pero sin tostarse, agregamos 5 cucharadas de tomate y un cazo de caldo. Removemos como si de una bechamel normal se tratara. Cuando empiece a espesar, le ponemos otro cazo de caldo y repetimos la operación. Aquí, depende de lo que os guste en casa, si más ligera o más espesa. Yo la dejé con cuerpo, pero ligerita para poder acompañarla con un poquito de pan, pero eso ya son vicios míos, confesables todos.

Una vez que la farsa esté lista, vamos a hervir las placas de pasta. A mi me gusta hacerlo de tres en tres porque me manejo mejor, pero cada uno como lo suela hacer. Las hervimos en abundante agua y cuando se ablanden las reservamos sobre la tabla, sin que se toquen entre ellas para que no se peguen.

Tan solo nos queda emplatar. Ponemos una lámina de pasta en el plato y le ponemos encima el relleno, repetimos la operación con cuidado y cerramos con una lámina de pasta. Para terminar, salseamos y le ponemos un poquito de relleno adornando.

9 comentarios:

  1. pues me gusta esta lasagna!!, y mucho...una idea para probar un dia en casa.
    Fijate que me gustaría celebrar algún día en mi casa....a ver si me dejan, je, je....
    Bsss

    ResponderEliminar
  2. Me ha encantado tu entrada ¡Cuanta razón!

    No me gustan las Navidades por la hipocresía que veo a mi alrededor, ¡ojalá cambiara de opinión!

    Una receta de 10.

    Besos

    ResponderEliminar
  3. No estés nerviosa porque te va a salir todo genial , con ese cariño que le pones a todos tus platos nada puede fallar.

    Con una lasaña tan rica la mesa se convierte en un lujazo total.

    Comparto tu forma de pensar, la Navidad no son cuatro dias, ha de ser todo el año . No soporto la hipocresia que veo en alguna gente en estas fechas, es superior a mi......pero es que yoooooooo soy rebeldeeee porque el mundo me ha hecho asi lala....jaja........enfin.......

    Miles de besos chiquitina mia.

    ResponderEliminar
  4. Me gusta esta lasaña y la forma de prepararla, ya veras como triunfas con la familia el dia que vayan.
    Besos.

    ResponderEliminar
  5. me encanta esa lasaña que has preparado!! y me encanta lo que dices de la navidad, la navidad es el espíritu, ¿ y donde dice que eso valga dinero?, a mi me apetece mucho que venga navidad, soy fan de la navidad!!!

    ResponderEliminar
  6. Elena una lasaña espectacular. Y seguro que cuando vaya tu familia esta navidad, todo te va a salir delicioso. Como este plato que nos has presentado hoy. un besazo.
    cosicasdulces.blogspot.com

    ResponderEliminar
  7. Andaaa que buena una lasaña con salsa¡¡¡ No lo había visto nunca que no sea con bechamel, me ha encantado la idea. Gracias preciosa.
    Besitos

    ResponderEliminar
  8. ainss elen que lasagna mas buena¡¡ ñam me encanta¡¡ y que guay estas navidades entonces te toca a ti preparar.. uhmm con lo que a mí me gusta jijijiij

    besos

    ResponderEliminar